Un nuevo estudio sugiere que los pulpos sienten y responden al dolor de manera muy similar a los mamíferos

 

Los pulpos son los invertebrados más complejos de la tierra neurológicamente hablando, sin embargo, muy pocos experimentos se habían basado en su potencial para experimentar el dolor.

La neurobióloga Robyn Crook de la Universidad Estatal de San Francisco decidió estudiar la respuesta que presentan los pulpos al dolor y publicarlo en iScience, el cual sugiere que estos invertebrados sienten y responden al dolor de manera similar a los mamíferos. Esta sería la primera evidencia solidad de esta capacidad no solo del pulpo si no de cualquier invertebrado.

De hecho los estudios sostienen que es poco probable que los invertebrados más simples, como los insectos, experimenten dolor, al menos como lo hacen los humanos. Sin embargo, los pulpos y otros cefalópodos son casos extremos entre los invertebrados, debido a su cerebro.

Experimentando con pulpos

La neurobióloga midió los comportamientos espontáneos asociados al dolor y la actividad neuronal de dichos animales, e identificó en 3 líneas de evidencia que todos los pulpos son capaces de sentir estados emocionales negativos cuando se enfrentan al dolor.

Los mamíferos muestran las mismas características, a pesar de que el sistema nervioso del pulpo está organizado de una manera fundamentalmente diferente a como los vertebrados lo tienen.

Nueva Zelanda crea isla para conservar El kakapo, especie en extinción

El experimento

Estudios previos han demostrado que los pulpos pueden responder reflexivamente a estímulos nocivos, aprendiendo a evitar esos contextos dañinos. Sin embargo, la nueva investigación va varios pasos más allá. Después de una sola sesión de entrenamiento en una caja de tres cámaras, 8 pulpos que recibieron una inyección de ácido acético en un tentáculo mostraron evitar claramente la cámara en la que recibieron esa inyección que les produjo un dolor agudo, aunque inofensivo, según Crook. Aquellos inyectados con solución salina no dañina, por otro lado, no mostraron esa reacción.

Tener una mascota causa efectos en la salud mental

Además, cuando a los pulpos que habían recibido la dolorosa inyección y luego se les administraba lidocaína (un analgésico), estos terminaban prefiriendo la cámara en la que experimentaban un alivio inmediato del dolor. En cambio, a los recibieron solución salina no mostraron importancia a la cámara donde se les aplicó el analgésico.

Esta preferencia por el lugar libre de daños, es una fuerte evidencia de una experiencia de dolor afectivo en los vertebrados.

Los pulpos que recibieron inyecciones también se acicalaron alrededor del lugar de la inyección, lo que demostró que estaban conscientes de la irritación.

Con información de Anima Naturalis 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here