La Secretaría de Gobierno señaló que solo puede mantener la ayuda humanitaria de esta comunidad por dos meses más

Una semana ya cuentan alrededor de 260 familias de la comunidad indígena Emberá en el Parque Nacional de Bogotá, todos desplazados por el conflicto entre bandas criminales y el Ejército Nacional.

¿Cómo va la percepción de seguridad en Bogotá?

Este martes la alcaldesa Mayor de Bogotá, Claudia López, dejó en claro que desde el Distrito ya no se puede hacer más nada por estos aborígenes por lo que le exigió al Gobierno Nacional que se haga cargo del “problema”.

El detalle es que la comunidad Emberá que hoy se instaló en el Parque Nacional de Bogotá no es el problema, es la consecuencia de un problema más grave y que parece no acabar, el conflicto bélico con bandas de narcotraficantes y guerrillas, tales como el Clan del Golfo y el Eln.

Frustran robo de banco en Bogotá

“Yo me solidarizo con la comunidad Emberá, tuvo que ser desplazada por violencia en su territorio. Es obligación de la Unidad para las Víctimas. Es obligación del Gobierno Nacional garantizar a los colombianos que puedan vivir dónde quieren vivir. Aquí están desplazados en Bogotá porque no fueron capaces de garantizar la seguridad en sus territorios“, declaró Claudia López.

Recordó más adelante que “con los impuestos de los bogotanos se ha brindado atención humanitaria durante año y medio (…) Ahora la Unidad Nacional de Víctimas debe cumplir con su labor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here