El norte de Bogotá vuelve a ser escenario de una nueva fiesta clandestina, una persona resultó lesionada en medio del operativo

 

Los vecinos de la localidad de Usaquén se cansaron de las fiestas clandestinas y decidieron llamar a la Policía para que atendiera una nueva celebración ilegal que se estaba realizando en un establecimiento público durante la madrugada del Viernes Santo.

Bebé de 2 años murió al caer de un décimo piso en Bosa

Los uniformados acudieron al lugar pero al llegar su patrulla fue atacada con objetos contundentes, entre ellos grandes piedras, con el fin de que no les dieran por terminada la fiesta y un patrullero resultó herido.

“En la localidad de Usaquén estaban unas personas dentro de un establecimiento, la ciudadanía hace el llamado a la Policía Nacional, y la patrulla cuando llega son recibidos con objetos contundentes, de ahí sale una persona lesionada por los mismos que se encontraban en este recinto”, declaró el coronel Nelson Quiñones, subcomandante de la Policía de Bogotá.

Lo asesinaron por defender a su hijo de un robo y fueron judicializados

Por estos violentos hechos, una persona fue capturada debido a que fue quien incitó el ataque contra los uniformados para evitar que se detuviera la celebración ilegal con aglomeraciones y sin ningún protocolo de bioseguridad.

De otro lado, el funcionario pidió a los ciudadanos continuar con su buen comportamiento y que no se unan a estos hechos aislados: “hay que felicitar a las personas porque en su gran mayoría han acatado las medidas, hay un buen comportamiento de la ciudadanía. Sin embargo, hay uno que otro caso excepcional que se presenta”.

¿Qué pasa en La Picota? Denuncian a ‘todopoderoso’ dragoneante

Presidente Duque rechazó estos hechos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here