En la página web de esta ‘organización’, se autodenominan como “la respuesta de un equipo multidisciplinario de activistas cristianos pro-vida y pro-familia a la censura y el ostracismo mediático”

 

Un grupo de radicales religiosos se lanzó a la calle este miércoles en protesta contra el Ministerio de Salud y manifestando su rechazo a que salven vidas a través de las vacunas contra el Covid-19, porque parece que solo Dios puede curar o no al pueblo de Cristo.

Estos fanáticos religiosos calificaron de “vacunación experimental” a los biológicos que se están aplicando en todo el mundo previamente aprobados por la comunidad científica y avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Capturan extranjero por homicidio de policía en el Restrepo

No es la primera vez que el fanatismo religioso actúa contra la humanidad, el conocimiento y su supervivencia, algo que tampoco es achacable solo al cristianismo pero que si de comparaciones hablamos, sí es la religión responsable de más muertes desde que Constantino instauró el catolicismo como doctrina en Roma.

En la página web de esta ‘organización’, se autodenominan como “la respuesta de un equipo multidisciplinario de activistas cristianos pro-vida y pro-familia a la censura y el ostracismo mediático desplegado sobre la investigación independiente y las posturas críticas al plan mundial de vacunación publicitado en los medios de masas como ‘única solución'”.

“Desde la retórica oficial impuesta por la élite globalista, la OMS, la industria farmacéutica y la gran mayoría de los gobiernos para, supuestamente, prevenir y combatir la enfermedad ocasionada por el virus SARS-CoV-2 (Covid-19), creado en China y puesto en circulación deliberadamente en el marco de una guerra comercial e ideológica, con el propósito último de establecer e imponer un Nuevo Orden Mundial”, agregan en el ¿Qué somos?

Denuncia: Vecinos arrojan escombros en el barrio Boyacá Real

Ahora, la baja letalidad que señalan ya cuenta con más de 4.3 millones de fallecidos y colapso de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en todo el mundo.

Más adelante, estos religiosos tienen en su página: “Nuestro propósito es demostrar la nocividad e inconveniencia de las mal llamadas ‘vacunas’ -en realidad peligrosos inóculos transgénicos experimentales-, y demostrar que la infección por Covid-19 no es una sentencia de muerte. Todo lo contrario. La infección es producida por un agente patógeno viral con una tasa de letalidad muy baja cuyo contagio puede ser prevenido. En caso de que el contagio ocurra la infección puede manejarse y tratarse adecuadamente en casa a bajo costo en la inmensa mayoría de los casos. Así lo demuestran los múltiples estudios independiente y las experiencias terapéuticas de diferentes profesionales de la salud cuyos testimonios estas disponibles en nuestro sitio web”.

¡Usted saque sus propias conclusiones!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here