El caso de la pequeña Sara Sofía tiene a todas las autoridades detrás de la niña, que pudo haber sido vendida o asesinada

 

Las autoridades confirmaron la tarde-noche de este miércoles que los restos óseos hallados el borde del río Tunjuelito, en Kennedy, no pertenece a la niña Sara Sofía, de hecho tampoco son de un ser humano sino a un animal.

Miles de desplazados arriban a Colombia por combates Farc-FANB

Tras el hallazgo de este cadáver en un caja todas las alarmas se perdieron pues podría tratarse de la niña que lleva ya dos meses desaparecida. Sin embargo, estos huesos pertenecen a dos perros.

Durante varios minutos toda la zona fue acordonada por la Policía, Medicina Legal y el CTI.

La versión de la madre de Sara Sofía indica que se le murió en brazos para luego ser arrojada al río Tunjuelito, lugar donde ya fue buscada sin éxito.

Otra versión que se maneja es que la pequeña pudo haber sido vendida o regalada.

Barranquilla: La secuestraron, torturaron y luego se entregaron

Entre tanto, Nilson Díaz, pareja de Carolina Galván, madre de la menor, cambió su última versión de que la niña salió viva de la casa y aseguró que ella murió y fue arrojada a un caño que conecta con el río Tunjuelito, lugar donde tampoco fue encontrada.

La búsqueda continúa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here