Al menos cuatro toneladas de carne podrida fueron incautadas en un operativo en la localidad de Bosa, las autoridades detectaron una fábrica de productos cárnicos que vendía alimentos en alto grado de descomposición a salsamentarias.

«Recogían las sobras y elementos en descomposición.Los traían, los procesaban y les aplicaban unos químicos para que visualmente se vieran bien» detalló el alcalde local de Bosa, Javier Alfonso Alba.

«Es uno de los operativos más desagradables que tenido que hacer como alcalde local no solo por los olores nauseabundos, sino que no entiendo cómo se hace negocio con este tipo de alimentos», agregó Alba.

Fuente: El Tiempo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí