Foto: EFE

La Selección Nacional Sub-23 demostró tener la convicción y las ganas necesarias para hacerse con un cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio al empatar 1-1 con la siempre poderosa Brasil en el estadio Alfonzo López de Bucaramanga, que además estuvo repleto de hinchas orgullosos del juego de la tricolor.

Con la verdeamarela encima en el 80% del partido los dirigidos por Arturo Reyes supieron hacerse atrás, agazaparse cual tigre al asecho y aprovechar cada espacio que se abría para atacar con rapidez, pases certeros y punzada mortal.

Al saber de la victoria, también con un cristo en la mano, de Argentina sobre Uruguay (3-2) en lo que fue el pitazo inicial del cuadrangular del Preolímpico, los seleccionados colombianos fueron a romper con el favoritismo del gigante suramericano.

Pues no pasó mucho tiempo para que Cetré, Benedetti y Carrascal se hicieran notar en tres cuartos de cancha juntándose y creando vértigo en la defensa brasileña. Pero fue hasta el minuto 26 cuando el volante del Junior se posicionó como centro delantero y tras un pase largo previo de Flores a Benedetti que se escurrió por la banda izquierda, pudo meterse entre los centrales y conectar con la frente lo que sería el 1-0 que abrió el marcador, la garganta y los pulmones de todos los que estaban en la barra con un grito de gol.

Aguante

Fueron pasando los minutos y Colombia se acercaba cada vez a su portería, misma donde un acertado Esteban Ruiz sacaba lo que parecía un bombardeo de la fuerza brasileña. El volante Antony hizo lo que quiso por su lateral, siempre desbordando, llegando a la última línea y adentrándose en el área o lanzando el centro. No obstante, la defensa se supo mantener ordenada para destruir los ataques del habilidoso.

Así como terminó la primera parte comenzó la segunda y el desgaste físico se hizo sentir en todo el conjunto nacional. El Cetré que vimos en todos los partidos anteriores desapareció, pero no por falta de voluntad sino por falta de aire. Lo mismo pasó con toda la plantilla y Brasil fue metiendo nuevamente a Colombia en el área haciendo de Ruiz la figura del partido.

Los dirigidos por André Jardine ya comenzaban a desesperarse, en las corridas y pegadas desde la frontal se notaba la exasperación que sentían al dominar un partido que sin embargo estaban perdiendo. Pero tanto fue el cántaro al agua que terminó por romperse. El toque y toque al borde del área derivó en un pase al peligrosísimo nueve brasileño, Matheus Cunha, quien recibió el pase y al verse sin marca definió con intimidante frialdad justo al palo.

El partido se mantuvo con Brasil en el área colombiana hasta la jugada final, misma que pudo haberle dado la victoria a los nacionales con un tiro libre casi frontal al arco.

Ahora Colombia tendrá el jueves que enfrentar a Argentina, con la que ya perdió en fase previa y que aparentemente no soltará su boleto a Tokio.

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here