“La gente común cría cerdos y ganado en sus porches, pero los funcionarios de alto rango y los ricos tienen sus propias mascotas, lo que avivó cierto resentimiento”

 

El dictador de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ordenó confiscar los perros domésticos de Pyongyang por considerarlos un símbolo de la “decadencia capitalista”, mientras que los dueños de las mascotas temen que la medida haya sido determinada para enfrentar la escasez de alimentos en la empobrecida nación.

La escasez de comida obliga a Corea del Norte a abastecer restaurantes con perros

Kim emitió la directriz en julio para secuestrar a las mascotas, alegando que eran parte de “una tendencia ‘contaminada’ por la ideología burguesa”, dijo una fuente anónima a la edición en inglés de Chosun Ilbo, un periódico surcoreano.

Las mascotas fueron adoptadas durante los últimos años por las clases altas del régimen al ser vistas como un símbolo de poder económico y sofisticación, y se popularizaron tanto que incluso aparecieron en las telenovelas de la televisión estatal.

Corea del Norte hace explotar simbólica oficina del Sur en su territorio

“La gente común cría cerdos y ganado en sus porches, pero los funcionarios de alto rango y los ricos tienen sus propias mascotas, lo que avivó cierto resentimiento” entre las clases bajas, dijo la fuente dentro de Corea del Norte al diario del Sur. ”Las autoridades han identificado hogares con perros de compañía y se está obligando a que sean entregados o confiscados por la fuerza y sacrificarlos”.

El periódico Chosun Ilbo a menudo ha sido crítico con el Gobierno de Corea del Norte y ha terminado en la lista negra del régimen, por lo que la información debe ser tomada con cautela, según varios expertos.

Hermana de Kim Jong-un dice que deben romper relaciones con Corea del Sur

La fuente anónima agregó que los dueños de los perros están “maldiciendo a Kim Jong-un a sus espaldas”, ya que temen que los animales sean usados para alimentar a la población en un país en el que, según estimaciones de la ONU, alrededor del 40 por ciento de los habitantes necesitan ayuda alimentaria.

Además, la carne de perro se ha considerado durante mucho tiempo un manjar en la península de Corea. Aunque la tradición de comer perros se está desvaneciendo gradualmente en el Sur, el mejor amigo del hombre sigue siendo un elemento básico en el menú del Norte, donde suele comerse en verano en una sopa picante o como estofado con verduras.

No obstante, la noticia sorprendió porque hasta ahora se creía que el propio Kim Jong-un era un amante de los perros. En noviembre de 2018 el dictador le regaló una perra de caza llamada Gomi al presidente surcoreano Moon Jae-in como muestra de distensión en las relaciones entre las dos naciones; después de un tiempo, la perra dio a luz seis cachorros que se mostraron en la cuenta oficial de la Casa Azul en Seúl.

Con información de Infobae

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here