La pequeña presentó varias lesiones por la fuerte caída, por lo que fue trasladada al Hospital Cardiovascular

El hurto ya casi diario de las tapas de alcantarillas y de registros de cableado se ha convertido en un dolor de cabeza para conductores y transeúntes en Soacha, Cundinamarca.

Accidente vial de bus escolar en Cundinamarca

Esta vez, en Terreros, que se ha convertido en un pueblo-ciudad donde cientos de miles de ciudadanos salen temprano y llegan entrada la tarde de sus trabajos, un padre con su hija  de dos años en brazos cayó al fondo de una alcantarilla porque esta no tenía tapa.

El hueco es de aproximadamente 7 metros de profundidad y ahí cayeron padre e hija.

La madre de la pequeña, reseñada por BluRadio, señaló que “mi esposo cayó con ella porque él la llevaba en brazos. Él quedó en la escalera y ahí se le salió de los brazos y ella cayó al hueco boca abajo”.

Más de $28.254 millones adjudicados para maquinaria amarilla en Cundinamarca

Al ver cómo caían al vacío, varias personas salieron a socorrerlos. Algunos entraron al hueco, mientras otros buscaron cuerdas para intentar sacarlos.

La pequeña presentó varias lesiones por la fuerte caída, por lo que fue trasladada al Hospital Cardiovascular.

De continuar con el robo y hurto de tapas de alcantarillas estos sucesos comenzarán a hacerse más y más seguidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here