Demeblé hizo el gol de mayor categoría de toda su carrera y su equipo ahora está a un partido de levantar un título

 

Noche emotiva en el Camp Nou. El Barcelona consiguió el pase a la final de la Copa de Rey al remontarle con trío de golazos a un Sevilla que entró con miedo, nervioso y solo a defender la ventaja de dos goles que minuto a minuto fue perdiendo hasta que ya no pudo más.

Con una poco meritoria presión en tres cuartos de cancha los de Lopetegui intentaron muy someramente quitarle el balón a los de Koeman, que en cambio, salieron a comerse el encuentro y a todo el que se interpusiera entre ellos y la victoria.

Klopp pone peligrosa traba a jugadores de Selección

Desde el comienzo Dembelé avisó que quería su gol y solo le costó tres intentos. El francés lanzó un zapatazo que confirma lo bien que está, desde fuera del área y directo al ángulo que dejó a todo mundo parado mientras él celebraba el primero del Barcelona.

Solo habían pasado 12 minutos pero el partido ya era de los locales. Sin embargo, el Sevilla puso un autobús en su arco e intentó resistir cual coral todas las oleadas de un mar crecido en Cataluña.

Juventus ganó y goleó pero no se acerca al Inter de Milán

Demebelé, Messi, Jordi Alba, Busquets y hasta Lenglet remataron al arco de los visitantes durante todo el partido y los de Lopetegui casi sacan el resultado. Pero es que ‘tanto va el cántaro al agua que al fin se rompe’. Al 86′ y desde un tiro de esquina, Piqué llegó al cielo y de cabeza marcó el empate.

Todo volvía a comenzar, pero el Barcelona ya era un monstruo que no soltaría a su presa; por si fuera poco el Sevilla se quedaba con 10 terminando los 90 minutos y a las puertas de los 30 de alargue.

El Manchester City se impuso 4-1 al Wolverhampton

Así, a los cinco minutos del extratiempo el incómodo -para todo el mundo- Braithwaite remató de plancha y puso el 3-0 definitivo y lapidario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here