Esteban Ostojich fue el árbitro. El uruguayo fue más protagonista que nadie durante todo el partido dejando jugador cuando no debía, pitando faltas que no existían y haciendo que el juego se saliera de control

 

Las dos superpotencias de fútbol americano se enfrentan por la final de la Copa América. Brasil y Argentina han llegado a estas instancias lejos de ser las temidas selecciones de otrora, pero así y todo están por encima de todas las demás disputando una nueva final.

Ambos combinados se guardaron poco en las bancas, tanto así que Ángel Di María salió de titular y vaya que fue un acierto.

Recia defensa argentina

Ambos combinados llenaron de hombres el medio campo; Brasil intentando tocar mucho más, Argentina queriendo romper todos los circuitos de su contrario. Y pues funcionó más -al menos para los primeros 45′ para la ‘Albiceleste’.

En la final de la Copa América sobran las PCR Covid falsas

Dedicándose a ‘apabullar’ a los locales, cada pelota disputada terminaba o en falta o en los pies de los argentinos, si la ganaba un brasileño su única opción era volver el balón a su zaga porque le venía un camión encima a pisarlo.

Tanto fue así que las cámaras mostraron como Neymar apenas al minuto 10 de juego ya tenía el short roto y Paquetá lo mismo pero en una de sus medias. El ’10’ canarinho recibió media decena de faltas en la primera media hora del encuentro y una vez caía era levantado a los golpes por sus contrarios, mientras el árbitro se hacía el que no veía.

Así y todo Brasil por leves instantes dominaba el encuentro, pero Argentina sorprendió; sin tener el control del balón -cuestión por la que se caracterizan- y con un pase largo, cuestión que por lo general no hace, la pelota cayó en los pies del muy velos ‘angelito’, que aprovechó la pifia de su marcador para pasarlo volando por un lado y ponerla de vaselina al portero luego de una corrida de al menos 40 metros que deslumbró a todos los espectadores.

Ganó Colombia; las pinceladas de Lucho Díaz le dieron el tercer lugar de la Copa América

La grada ‘albiceleste’ celebró, cantó y gritó por todo lo alto. Al minuto 22′ iban ganando la final de la Copa América nada más y nada menos que contra el anfitrión, su némesis, Brasil.

Sin embargo fueron pasando los minutos y Brasil se sintió un poco más cómodo en cancha. Ya varias amarillas habían sido sacadas y los argentinos le bajaron un poco a las revoluciones; sobre todo después de un susto de Di María, que al correr otra pelota muy peligrosa trastabilló y se dobló muy feo el tobillo.

Para el final de la primera mitad Brasil logró su primer corner, su primer tiro libre directo y sus primeras aproximaciones con peligro real. Sin embargo el balón se estrelló en la barrera y en las manos del arquero argentino mansamente.

Terminó el primer tiempo, uno muy mordido por ambos conjuntos y donde tanto Neymar como Messi no han podido sacar todo el brillo que se les conoce.

Se impuso una estrategia

Para la segunda mitad Brasil salió a matar, pero terminó siendo mordido por el león. Tité intentó hacer cambios muy extraños en su 11, lo que hizo que el juego que había intentado desplegar posicionando mucha gente en medio sector desapareciera por completo y reaperacieran los pelotazos de desespero.

Tité sacó a primero a Fred y luego a Paquetá. Dejó solo a Casemiro en el medio sector. Por los volantes metió a Vinicius y a ‘GabiGol’. Antes, había sacado a Everton Riverio para poner en juego a Firminho. Sin mediocampo el partido lo perdió.

Mientras tanto Argentina siguió jugando a morder, a pegar, a meter, a gritarle a los brasileños que cada vez eran más chicos. Neymar y Casemiro intentaban cada quien desde su puesto despertar a su conjunto pero fue imposible.

En los últimos estertores de partido, cuando los pelotazos sin precisión alguna llovían sobre una Argentina pegadita al arco de su guardameta, Messi la tuvo. Un contragolpe letal dirigido por De Paul logró darle la pelota a su ’10’ frente a frente contra Ederson, pero un resbalón le impidió matar el encuentro y gritar el gol.

Sin embargo Brasil ya estaba muerto, no pudo con la fuerza y la intensidad de Argentina y por eso esta Copa América se pinta de ‘Albiceleste’. Argentina es campeón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here