¿Quién se quedará con el título de mejor nación del viejo continente?

Inglaterra en su mítica casa, Wembley, recibió a la poderosísima Italia por la final de la Eurocopa. Aunque la ‘azzurra’ siempre será la favorita, los ‘leones’ quieren hacer historia frente a su público.

Novak Djokovic llegó al Olimpo con su sexto título de Wimbledon

La emoción es palpable y todo mundo salta hoy en Londres. Es la final de la Eurocopa la que se vive.

Primer tiempo de la final de la Euro

Inglaterra salió a comerse a Italia. La rapidez de sus jugadores, la claridad de para muchos el mejor delantero del mundo -Harry Kane- y el detalle de no fallar casi ningún pase en tres cuartos de cancha, hicieron que el primer gol cayera muy pero muy rápido.

Una jugada inofensiva que nació desde propia cancha con Luke Shaw por el lateral y que encontró a Kane muy cerca del círculo central, que se quitó a dos del medio, le puso dientes a la pelota y se la abrió para que corriera al otro costado de la cancha, a Trippier; -Shaw mientras tanto no dejó de correr al área y Kane tampoco- el lateral del Atlético de Madrid se comió el resto de la cancha, piso la bola, alzó la mirada, espero al ‘ciudadano’ y la tiró, sí, pero para que sobrara y llegara el lateral del Manchester United y la mandara a guardar. Que golazo.

Eso fue apenas al minuto 2′.

Sin embargo, Italia, fiel a su juego siguió presionando hasta que se quedó con el balón. Así y todo claras tuvo una, solo dos tiros al arco y mucho pase estéril frente a un combinado británico que se cerró con sus 11 jugadores atrás buscando el error y el pase largo para matar el partido.

Así transcurrió todo el primer tiempo; Italia con la pelota e Inglaterra defendiéndose con mucha seguridad, orden y calidad.

Segundo tiempo de la final de la Euro

Los segundos 45′ fueron todos de Italia. Controló el balón, los hilos del juego, tuvo todas las oportunidades y marcó el gol del empate. El compromiso defensivo y de control de la ‘azzurra’ fue impresionantemente superior al defensivo y de contragolpe de Inglaterra, que no tuvo una más.

Los minutos pasaron e Italia se acercaba más al arco de Pickford; mientras tanto los ‘leones’ veían cada vez más cerca su arco y más lejos a Donnarumma. Sterling y Kane se quedaron sin balón, corriendo detrás de él mientras sus rivales tocaban buscando espacios y vaya que los consiguieron.

Así y todo el gol de los visitantes no llegó por una jugada creativa, no, y tampoco gracias a un delantero, tampoco. Lo tuvo que hacer un señor que no se piensa retirar nunca. Lo hizo el defensor central Leonardo Bonucci. De una pelota parada la bola llegó a los pies de Insigne que remató a las manos del meta inglés, la pelota quedó pagando al borde de gol y el zaguero de la Juventus la puso entre los tres palos.

Esto pasó en el 67′ y de ahí en adelante si ya Italia lo dominaba todo, ahora era dueño y señor de la final de la Eurocopa. Sin embargo, el segundo no llegó nunca. Hubo cambios en ambos conjuntos; de parte de la ‘azzurra’ para intentar tener más movilidad y de Inglaterra buscar salida y velocidad, pero no funcionó.

Se pitaron los 90 y ahora vamos al tiempo extra.

Tiempo extra y penales

El tiempo extra sobró. Nadie volvió a llegar con serio peligro, las piernas no le dieron a ninguno, y los cambios se contagiaron del resto.

En los penales la juventud inglesa sucumbió ante la experiencia italiana. Cada jugador de la ‘azzurra’ que le pegaba era uno consagrado, mientras que los últimos tres de los ‘leones’ no pasaban de 25 años. Así Italia es la nueva campeona de la Eurocopa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here