Esto ocurrió el martes y con el dorsal 61 posó para las cámaras en el estadio que lleva su nombre, Ronnie Brunswik

La realidad es más creativa que la imaginación. El buscado narcotraficante y vicepresidente de Surinam, Roonie Brunswik, jugó los octavos de final de la Liga Concacaf con el Inter Moengotapoe frente al Olimpia de Honduras.

Este sujeto, de 60 años de edad, tiene una orden de captura vigente por tráfico de drogas. Pero no le basta con eso, también se convirtió, para el bochorno del fútbol centroamericano y latinoamericano, en el jugador más longevo en disputar un partido oficial.

UEFA advierte a FIFA sobre el peligro de un Mundial cada 2 años

Esto ocurrió el martes y con el dorsal 61 posó para las cámaras en el estadio que lleva su nombre, Ronnie Brunswik. Los jugadores del equipo contrario, a los que se les faltó el respeto, quedaron tan atónitos como todos los espectadores.

Un sujeto pasado de kilos, haciendo uso y abuso del poder que ostenta en el muy pobre país caribeño, Surinam, se auto-convocó, y es que claro, también es el Presidente del golpeado club de su nación. Además tiene el control de las minas.

Ronald Koeman: Messi ocultaba los problemas del Barcelona

Y esta no es la primera vez que hace algo parecido, en 1992, cuando compró el equipo, era el dueño, director técnico y jugador. Aunque todo lo hace bastante mal. No es raro verlo levantando copas inventadas, que son las únicas que puede levantar este corrupto y narcotraficante político de Surinam.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here