Unos 15.800 barriles de petróleo cayeron en el sector de San Rafael y contaminaron los afluentes

 

Grupos de derechos humanos y organizaciones indígenas de la Amazonia de Ecuador exigieron al Gobierno que emprenda acciones coordinadas para atender a más de 60 comunidades afectadas por un vertido petrolero, ocurrido por la reciente rotura de dos oleoductos.

Edwin Congo, en libertad tras declarar: No tengo nada que ver con drogas

La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos de Ecuador, en un comunicado, expresó su «profunda preocupación por la situación de salud de las comunidades afectadas por el derrame petrolero», que ha contaminado a dos ríos amazónicos: Napo y Coca.

Ese grupo requirió al Ministerio de Salud que coordine con la organización indígena de la zona, a fin de ejecutar «acciones de intervención y respuesta».

Unos 15.800 barriles de petróleo cayeron en el sector de San Rafael y contaminaron los afluentes, cuando un socavón rompió el Sistema Estatal del Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y del privado Oleoducto de Crudos Pesados, en el sector de San Rafael, muy cerca del volcán Reventador.

Japón le pide a sus connacionales evitar viajar a Colombia

Son más de 120.000 personas y a «105 comunidades indígenas de las nacionalidades Kichwa y Shuar», que habitan en la provincia amazónica de Napo, en donde ocurrió la emergencia ambiental.

Asimismo, el grupo humanitario dijo que ha recibido denuncias de que el impacto ambiental afecta a otras 60 comunidades de las provincias de Francisco de Orellana y de Sucumbíos, sobre todo por infecciones cutáneas, dolores de cabeza permanentes y mareos.

La Alianza advirtió de que también cuatro comunidades de las afectadas presentan síntomas asociados al Covid-19, sin que hasta la fecha se hayan realizado los procesos de testeo, con el fin de confirmar o descartar este hecho y tomar las medidas de atención necesarias».

Edwin Congo fue detenido por narcotráfico en España

«Llamamos de forma urgente» a las autoridades para «atender inmediatamente la emergencia sanitaria de los afectados por el derrame petrolero, a través del despliegue de brigadas médicas que estén capacitadas» para atender las afecciones propias del vertido como de la posible presencia del coronavirus y otras enfermedades tropicales como el dengue, añadió la ONG.

«La población afectada merece atención prioritaria no sólo porque son víctimas de un desastre ambiental que pudo ser previsible (anticipado), sino porque todas sus fuentes de alimentación y agua fueron destruidas, dejándoles totalmente desprotegidos, enfermos y con hambre», puntualizó la Alianza Humanitaria.

Con información de EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here