Su importancia radica en que captura CO2 de manera más rápida y eficaz que los bosques.

El carbono azul se encuentra alojado en gran cantidad en los ecosistemas marinos costeros como los manglares, pantanos, humedales y es indispensable para reducir el impacto de los gases de efecto invernadero.

Los científicos los llaman ‘pozos de carbono’ y su tarea es retener el CO2, incluso a un ritmo más acelerado que los propios bosques y lo pueden mantener incluso por millones de años, pues un manglar puede almacenar 10 veces más que centenares de árboles, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.

Resultado de imagen para manglares

Sin embargo, los expertos de la Conservación Internacional afirman que desde 1940 se han perdido la mitad de los manglares del mundo y la mitad de los pastos marinos desde 1990, lo cual significa la liberación de CO2.

La destrucción de estos manglares es causada, en su gran mayoría, por la construcción de represas y estanques para el cultivo de peces y camarones, así como la contaminación. Por ello, los expertos recomiendan proteger y restaurar las zonas costeras, así como avanzar en las investigaciones sobre estas áreas.

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here