La crisis en el fútbol no vislumbra una pronta salida.

Las disputas entre directivos de clubes y jugadores son el mal del fútbol durante los últimos años, los hinchas se encuentran ante una situación de desasosiego debido a las constantes amenazas de un cese de actividades por parte de los jugadores y directivos que no quieren responder a sus peticiones.

De esta manera, el panorama actual se deriva en una constante negación al diálogo por parte de los responsables y, mientras que algunas de las peticiones se han calificado como exageradas, hay otras que simplemente son derechos y podrían trabajarse para llegar a un común acuerdo.

Es así como la división del país que se ve reflejada en los sectores políticos, ha llegado a invadir un escenario que debería ser netamente de emociones positivas, sin discusiones de escritorio que le quiten la magia a un deporte que une a la gente de forma genuina.

Aunque, en medio de todo esto, es positivo que las discusiones referentes al fútbol ahora se den en los escritorios y no con amenazas a la vida, pues durante mucho tiempo los jugadores pagaron con su vida misma ‘errores’ que no perdonó la violencia.

No obstante, sería agradable que lo que tenga que ver con el fútbol se solucione en las canchas, con juego limpio, jugadores contentos con sus condiciones laborales y directivos comprometidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here