Un impresionante video de una niña Emberá Chamí intentando cruzar el espeso río deja ver lo inseguro que es para las personas de la comunidad transitar por esta zona

 

Alrededor de 2.000 indígenas de la comunidad Emberá Chamí arriesgan sus vidas a diario para poder salir de Pueblo Rico, Risaralda, y conectarse con el casco municipal, que anteriormente estaba unido por el puente de Santa Rita que fue arrastrado por la creciente del río Agüita en noviembre de 2020.

Recompensa para capturar autores de masacre en Buga subió a $250 millones

“El puente Santa Rita se lo llevó el río, porque hubo una creciente de más de tres metros del río Agüita, y en esa comunidad Emberá Chamí hay confinadas en este momento unas 500 familias. Esta comunidad es muy grande, son unas 2.000 personas, las que están incomunicadas tras el daño de esa estructura, la única existente para el ingreso”, denunció el año pasado el secretario del Consejo Regional Indígena de Risaralda.

Sin embargo, dos meses después no ha pasado nada y los miembros de la comunidad deben continuar arriesgando su vida en este peligroso paso para poder salir de su resguardo y conectarse con el municipio.

Piden que peajes tengan una distancia mínima de 150 kilómetros

Ante la gravedad de la situación, los indígenas le han pedido en repetidas ocasiones al alcalde, Leonardo Fabio, primer Emberá Chamí que ocupa ese cargo en la historia del municipio, que reconstruya el puente antes de que ocurra una tragedia.

Aunque esto no ha sucedido y el portal El Expreso denunció hace dos días que el Mandatario de la zona “se gastó 46 millones del presupuesto público en una fiesta en plena pandemia”.

Indígenas arriesgan su vida para poder salir de su resguardo

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Momento24 (@momento24_)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here