Dos de los militares se arrodillaron junto con ella, los demás permanecieron despiadadamente frente a ella sin hacer nada

 

Una monja llamada Ann Rose Un Tawng estuvo presente en las manifestaciones en Myanmar, en la ciudad de Myitkyina (Birmania) desatadas por el golpe de Estado y se arrodilló para pedir a los militares que no dispararan porque había niños allí.

Carlos Orduz sufrió accidente en vivo en ESPN

De acuerdo con sus propias declaraciones, estuvo “rogándoles que no dispararan ni torturaran a los niños, pero que me dispararan y mataran a mí en su lugar”, en medio de las marchas contra la dictadura militar.

El medio local Myitkyina News Journal publicó imágenes en las cuales se puede ver a la monja de 45 años arrodillada en frente de los militares y dos de ellos se arrodillaron también en señal de respeto por su petición.

Piloto brasileño duró 36 días perdido en el Amazonas

Sin embargo, otros se quedaron de pie y con actitud indiferente escuchaban las súplicas de la religiosa. “Levanté las manos en señal de perdón… La policía los perseguía para arrestarlos y yo estaba preocupada por ellos”, relató la monja a AFP.

Y agregó, “los niños entraron en pánico y corrieron hacia el frente… No podía hacer nada, pero estaba orando para que Dios salvara y ayudara a los niños. Sentí que el mundo se estaba derrumbando. Estoy muy triste por lo que pasó mientras les rogaba”.

3.200 niños migrantes están detenidos en Estados Unidos

Pese a la dolorosa petición de la monja, se confirmó que horas después los policías abrieron fuego en contra de los manifestantes y dos personas murieron por estos impactos de bala. Cabe mencionar que esta no es la primera vez que la religiosa se enfrenta a los policías, pues el pasado 28 de febrero ya les había pedido clemencia en las manifestaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here