La política germana es considerada la mujer más poderosa del mundo desde al menos 16 años

La canciller alemana, Ángela Merkel, continúa con sus despedida de la política. Esta vez llegó a Templin, ciudad donde creció y de donde es una “ilustre ciudadana”, muy a pesar que es un territorio ajeno a su carrera política.

11 de septiembre: Conmemoración en NY tras 20 años de la tragedia

“Aquí tengo mis raíces, aquí vuelvo siempre encantada de poder hacerlo”, dijo la ovacionada líder en medio del revuelo mediático que causó su anuncio de adiós y en el marco de unas elecciones generales que le darán fin a la llamada “era Merkel”.

“No la votamos, pero respetamos su trabajo. Incluso cuando dice esas cosas terribles de nosotros”, comentó a la agencia de noticias EFE el vocero de la oficina Die Linke, izquierda local, Günter Tattenberg.

Colombia exige a la ONU velar por las mujeres en Afganistán

Agregó más adelante que aunque la Canciller “creció aquí, nunca representó políticamente al este. Su corazón estaba en el oeste, en el Hamburgo donde nació”.

En su breve discurso, Merkel indicó que “por aquí pasaba todas las mañanas camino a mi escuela”, recordando con ternura un parque que en ese momento veía a metros de distancia.

Régimen talibán en Afganistán prohíbe clases mixtas (hombres y mujeres)

“Por encima de las restricciones de entonces, guardo recuerdos felices de mi infancia y juventud, están aquí, como mis raíces”, sostuvo en alusión al régimen comunista impuesto desde la Unión Soviética de la República Democrática Alemania (RDA).

Siendo tan discreta como siempre lo ha sido, Ángela Merkel escuchó de la voz de la gente que la vio crecer como persona “fuiste la mujer más poderosa del mundo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here