“Los militares y empleados civiles del Gobierno deben confiar en que nadie les hará daño”

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, abandonó su país mientras los talibanes toman Kabul y ante la impotencia no poder hacer nada para frenar la toma de toda una nación por el grupo islámico terrorista ante los ojos del mundo.

Terremoto en Haití: Número de muertes asciende a 724

“Para evitar actos de saqueo en Kabul y que los oportunistas no hagan daño a la gente, el Emirato Islámico ordenó a sus fuerzas entrar en las áreas de Kabul de donde salió el enemigo”, indican los talibanes a través de un comunicado de prensa citado por la Agencia Internacional EFE.

El grupo insurgente ya había asegurado que no entraría en la capital de Afganistán hasta que no se produjera una transición “pacífica” e insistieron en que la población “no debe temer a los muyahidines (‘los que luchan en la guerra santa’)”.

Talibanes tomaron el control de 2 capitales más en Afganistán

De hecho señalaron que los combatientes talibanes en la ciudad entrarían con “calma, no se meterán con nadie. Los militares y empleados civiles del Gobierno deben confiar en que nadie les hará daño. No le está permitido a ningún combatiente entrar en casa alguna o torturar ni molestar a nadie”.

Tras esta orden los talibanes comenzaron a “patrullar” las calles de la capital de Afganistán, registrando transeúntes y no más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here