“Esa primera vez que lo vi yo temblaba, toda la familia estaba pendiente de que no me fuera a dar nada, las piernas como que no me daban, yo estaba parada con el letrero de bienvenida y sentía que me desmoronaba”

 

Jonathan hoy está con su familia. El secuestro de un bebé de dos años en 1987 terminó con el reencuentro entre madre e hijo 32 años más tarde. Los hechos ocurrieron en las inmediaciones del barrio Minuto de Dios, en Bogotá.

Irresponsable taxista atropelló a motorizado y se volcó más adelante

Jonathan, como se llama el hoy joven de 34 años de edad, fue raptado por un hombre que lo encontró jugando en el jardín de su casa y le dijo que lo acompañara a comprar dulces. Hasta ese día su madre supo de él.

Según reseñó El Tiempo, uno de los hermanos (Juan Jiménez) de Jonathan fue el que no dio descanso a su espalda por más de 30 años para dar con el pequeño.

ABC del Estatuto de Protección para Migrantes

Pasaron los años y Juan siguió pistas que lo llevaron a Estados Unidos, pero no fue fácil, es más de una oportunidad le negaron la visa y solo con sus estudios en actuación fue que pudo lograr el ingreso legal al gigante norteamericano. Todo por buscar a su hermano.

No obstante, pasó el tiempo nada pasó.

Apareció Jonathan

No fue hasta 2018 que Juan dio con ‘My Heritage’ donde envió los datos para que compararan su ADN con su base de datos a ver si ahí estaba su hermano. Un correo le llegó el 2 de diciembre de 2019 y la vida le cambió:

“¡Oye! Soy John, de 34 años y actualmente vivo en Noruega. Fui adoptado en un orfanato en Colombia a la edad de cuatro años. No tengo familia conocida, lo cual es parte de la razón por la que tomé este examen… El resultado sugiere que eres mi medio hermano, tío o sobrino, así que a menos que tú también seas adoptado, ¡parece que estoy muy cerca de encontrar más información sobre lo que me pasó en Colombia en los años 80!”.

¡Cuidado! Están vendiendo vacunas falsas contra el Covid-19

Juan viajó a Noruega y se encontró con su hermano para luego volver a Colombia el 7 de enero de 2020. A las puertas de su casa, donde una vez fue raptado, lo esperaba toda su familia.

Ana, madre de los dos, le dijo a El Tiempo que “esa primera vez que lo vi yo temblaba, toda la familia estaba pendiente de que no me fuera a dar nada, las piernas como que no me daban, yo estaba parada con el letrero de bienvenida y sentía que me desmoronaba”.

Hoy Jonathan sigue viviendo en Noruega pero su familia lo encontró y se mantiene en contacto con ellos.

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 10

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here