La guarda de seguridad dice que prefiere llegar a su casa así por la intolerancia en el transporte público

 

Ana Milena Sánchez es la mujer que recorre las calles de Bogotá en su silla de ruedas, y lo hace desde su lugar de trabajo hasta su casa cada noche, en total son 20 kilómetros del centro al sur de la ciudad.

Ladrones en Engativá actúan en gavilla atemorizando a sus víctimas

La mujer dice que no toma Transmilenio porque las personas ocupan su espacio, el que está habilitado para las personas en condición de discapacidad dentro de los articulados, y dice que cuando la ven subir con su silla de ruedas no se quitan hasta que ella no se los pide.

Aunque por no coger el transporte público debe recorrer muchas cuadras para llegar hasta su casa corriendo toda clase de peligros en la noche durante una hora y media en total oscuridad.

Duro relato de mujer atacada con ácido en Bogotá

Es por ello, que en varias ocasiones ha sufrido atropellos o robos, pues relató a Noticias Caracol que dos taxistas y un ciclista chocaron contra su silla, aunque ella reaccionó a tiempo y los accidentes no pasaron a mayores.

Incluso dice que ha sido víctima de robo, porque las zonas por donde transita son demasiado oscuras y solitarias, aunque ella lo prefiere así para llegar más rápido en su silla de ruedas.

Irresponsable taxista atropelló a motorizado y se volcó más adelante

«Alguien que se ofreció a ayudarme a empujar. Me dijo: ‘ven te ayudo con la maleta’. La cogió, me dejó ahí y se fue», denunció la mujer que arriesga su vida en silla de ruedas para no soportar la intolerancia en el transporte público. «La vida es linda, yo no veo porque amargarme», agregó en su relato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here