ight:90px" data-ad-client="ca-pub-4645133880749143" data-ad-slot="1920590750" data-full-width-responsive="false">

En el marco de la operación también fueron aprehendidos dos sujetos señalados de ser integrantes de la red de apoyo a la Estructura Residual

Las acciones para neutralizar los planes delictivos de las estructuras residuales en el departamento del Huila siguen resultando contundentes; la sinergia operacional entre tropas del Batallón Tenerife, de la Novena Brigada, y unidades del Departamento de Policía del Huila, permitieron la captura de Heiner Andrey Sánchez Ramos, alias Brayan, y dos de sus hombres. Alias Brayan sería el segundo cabecilla de la comisión de finanzas de la Columna Móvil Dagoberto Ramos.

13.283 casos de violencia sexual se han vivido este año en Colombia

Este sujeto fue capturado en el centro poblado Pacarní, del municipio de Tesalia, luego de labores de investigación y seguimiento, por su presunta responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, daño en bien ajeno, hurto calificado y extorsión.

Alias Brayan habría sido reclutado por la organización ilegal cuando tenía 17 años de edad, y cumplía tareas como guerrillero raso en el sector de Páez, Cauca. En el 2020 le habrían delegado misiones de sicariato en el área límite entre Huila y el departamento caucano, y por su habilidad para el cumplimiento de acciones ilícitas e intimidatorias, habría sido designado como cabecilla de la comisión de finanzas.

El Covid comienza a perder la batalla en Colombia: 1.740 nuevos casos este sábado

Su prontuario delictivo estaría relacionado con el hostigamiento a la estación de Policía del municipio de Páez, Cauca, que dejó como resultado la muerte de un menor de once años, integrante del resguardo indígena Chinas.

El 7 de diciembre del 2020, habría perpetrado el homicidio de Juan Carlos Petins, y el 14 del mismo año, el asesinato de Freiner Lemus, ambos en zona rural de Páez, Cauca.

MinDefensa tilda de “demencial” atentado en el Dagua, Valle

En el año 2021 al parecer inició sus acciones criminales con el secuestro de dos ciudadanos, uno colomboitaliano y el otro colombocanadiense, hechos que habría perpetrado junto a alias Tuerto y alias Negro; a los cuatro días de este hecho, habría asesinado a Octavio Muñoz Salazar y a sus dos hijos menores de edad, en el sector de San Rafael, en Inzá, Cauca.

Sus actos criminales habrían continuado con el secuestro, el 10 de marzo, de dos contratistas de la empresa Electrohuila en el caserío Río Negro, municipio de Íquira; 12 días después, el 22 de marzo, habría ejecutado el homicidio de Diego Triana, y el 3 de abril, en la vereda La Esmeralda, en La Plata, Huila, el de Luis Eliber Quintero Quintero, Heliber Quintero Quintero y Ricardo Quintero Trujillo.

Todas las acciones que habrían sido perpetradas por alias Brayan obedecen al direccionamiento de alias Gentil Duarte. Tendrían como objetivo el fortalecimiento de las finanzas ilícitas, la reorganización territorial de la estructura que infructuosamente ha intentado ingresar y posicionar en el Huila, el reclutamiento de menores para incrementar la parte armada, así como la consecución de material de guerra e intendencia, de ahí la importancia de su captura para la neutralización de acciones delictivas contra la Fuerza Pública y la población civil.

Integrantes de la RAER

Durante la operación que permitió la captura de alias Brayan, se logró además la aprehensión de Jaime Giraldo Sánchez Mesa, de 28 años de edad, y de Rodrigo Postcué Ramos, alias Niño, de 22 años de edad. Estos dos hombres, presuntamente integraban la red de apoyo a la Estructura Residual de la Columna Móvil Dagoberto Ramos.

Según las labores investigativas, Jaime Giraldo sería el responsable de abastecer de material logístico a la estructura, y de realizar inteligencia delictiva a la Fuerza Pública, para alertar a los cabecillas de los movimientos del Ejército y colaborar con su huida.

Por su parte, alias Niño habría participado en el 2019 en la instalación de explosivos a torres de energía eléctrica en el municipio de Íquira, así como en el hurto de una camioneta, el cobro de extorsiones y el traslado de material de guerra.

Este golpe demuestra que en el Huila el Plan Ípsilon ha resultado contundente para contrarrestar acciones delictivas con las que se pretende desestabilizar el orden público y afectar el progreso de los habitantes del territorio opita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here