Muchos de estos casos no salen a la luz pública, pero la compra y venta de niños recién nacidos en un delito que está lejos de desaparecer

 

Casos de cesáreas ilegales para robarse a los neonatos a las embarazadas se han denunciado desde hace varios años en Colombia, y en los últimos días salieron a la luz varios de estos.

Colombia aplicó 49.322 vacunas contra el Covid este sábado

Según reportó Séptimo Día en un trabajo especial, uno de estos hechos vincula a María Amparo Rivera.

Fueron menores de edad

Ella cuenta que en 2010 y con seis meses de embarazo comenzó a trabajar en una plaza de mercado en Santander, donde conoció a una joven de 16 años de edad que le ofreció un mejor puesto en otro lugar y con mejor salario.

Ella reseña que aceptó la ofrece y la menor de edad la citó a una bodega para la supuesta entrevista de trabajo; pero ahí, cuando ingresó, fue reducida y atacada por el cuello para sacarle al bebé.

Niño de 6 años murió en trágico accidente en Pereira

Autoridades el dinero al mismo medio que hallaron a Rivera sobre unas bolsas negras y con el vientre abierto. También se dijo que una mejor de 14 años -al parecer- se habría llevado al neonato.

Pero la historia de un vuelco, porque la pequeña bebé sufrió problemas de salud y fue llevada a un hospital donde casualmente estaba Rivera. La menor de 14 años de edad fue aprehendida por la Policía y fue acusada de los delitos de lesión y secuestro simple.

Río de basura sorprendió a Barranquilla tras aguacero

Días más tarde la joven de 16 años también fue capturada y acusada de los mismos delitos, pero no aceptó cargos. La aprehensión no fue efectiva y aunque fue sentenciada a ocho años de cárcel no pasó un solo día tras las rejas.

Otro caso

Otro caso reportado y confirmado se presentó en 2020 en Candelaria, Valle, cuando una mujer embarazada fue secuestrada. Los familiares de ella alertaron a las autoridades y se unieron en la búsqueda.

Días más tarde la pequeña bebé apareció con otra mujer, misma que se había contactado con la embarazada para supuestamente darle regalos para la niña. Esta ahora aseguraba que ella era su hija, aunque no había rastros de ella diera a luz.

Dos líderes sociales fueron asesinados en Nuquí, Chocó

Las autoridades irrumpieron en la casa de la secuestradora y se toparon con la placenta de la embarazada. Instantes más tarde llegó un hombre asegurando que sabía donde estaba el cadáver de la madre. Sí estaba muerta.

La delincuente fue puesta bajo la decisión de las autoridades, que la enviaron a prisión y podría estar ahí hasta por 40 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here