Un estudio de la Universidad Nacional advierte sobre los posibles riesgos de huracanes en San Andrés

La Universidad Nacional de Colombia mediante un estudio, permitió identificar diferentes riesgos a los que están expuestas las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Esto debido a su vulnerabilidad ante eventos extremos, tanto por las condiciones físicas de los mismos huracanes como por las condiciones sociales de exposición, fragilidad y capacidad de adaptación y resiliencia respecto a los tipos de vivienda y a los sistemas de drenaje existentes en la Isla.

A meses de terminar su Gobierno ¿Duque negociará con el ELN?

A partir de un experimento en el que se trató de reproducir algunas amenazas que se podrían presentar en esa zona del país mediante mediciones de campo y modelación temática se pudieron determinar las vulnerabilidades.

De acuerdo con Andrés Fernando Osorio Arias, magíster y doctor en Ciencias y Tecnologías Marinas, con los huracanes vienen tres elementos básicos.

  • Vientos huracanados, que viajan a grandes velocidades. Por ejemplo, un huracán de categoría cinco puede producir vientos que viajan de los 200 a 250 kilómetros por hora, y suelen ser devastadores.
  • Inundación urbana: ocurre cuando de un huracán se despliegan grandes cantidades de agua lluvia en poco tiempo. En el caso de San Andrés, normalmente puede llover 800 milímetros de agua al año, pero con un huracán caerían 400 milímetros de agua en dos o tres días, es decir que en ese corto tiempo en la isla había llovido lo de casi seis meses.

Por lanzamiento de una granada tres militares del Ejército resultaron heridos

“Esto se agrava por el hecho de que islas como San Andrés no tienen sistemas de drenajes pluviales suficientemente funcionales, lo que genera un desbordamiento de las vías, del sistema pluvial que exista haciendo que se sobreeleve el nivel del agua y se inunden las casas”, describe el investigador.

  • Inundación costera, que se refiere a un aumento en el nivel del mar que inunda la costa, y al cual se suman olas más grandes de lo normal (de seis o siete metros).

“Tuvimos que censar las manzanas de la Isla para observar los materiales de las casas, y con esa información definir a qué tipo de pérdida estará asociado el fenómeno de los huracanes, y con base en esa vulnerabilidad física se le da un porcentaje”, señala el experto.

“Por ejemplo, un viento de 200 o 250 km/h deja en una casa de concreto una vulnerabilidad del 30 %, mientras que ese mismo viento en una de bahareque o de madera puede llevarla al 80 %”, explica el profesor Osorio.

¿Huracanes en San Andrés? La UNAL advierte los riesgos

 

Vulnerabilidad Social

El 70 % de San Andrés tiene una vulnerabilidad alta frente a estos eventos extremos, tanto por las condiciones físicas de los mismos huracanes como por las condiciones sociales de exposición, fragilidad y capacidad de adaptación y resiliencia respecto a los tipos de vivienda y a los sistemas de drenaje existentes en la Isla.

“Por medio de un equipo multidisciplinar que involucra científicos del área atmosférica, oceanográfica, costera, urbana y del componente de vulnerabilidad, tratamos de reproducir y caracterizar algunas de estas amenazas por medio de mediciones en campo y por modelación matemática”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here