ight:90px" data-ad-client="ca-pub-4645133880749143" data-ad-slot="1920590750" data-full-width-responsive="false">
Por: Mauricio Galindo Santofimio

Al revisar el calendario y las fechas especiales que se celebran durante este mes en Colombia, encuentra uno cosas curiosas, y que existen varios días que, efectivamente, merecen ser recordados y conmemorados: el Día de la Madre, el Día Internacional de Trabajo, el Día del Maestro, el Día de la Enfermera, el Día del Veterinario, el Día de la Afrocolombianidad, en fin, la lista es algo larga.

Aparecen, además, en esta página web, el Día del Comerciante, el Día del Estadista y el Día del Ginecoobstetra, por solo citar algunas conmemoraciones más.

Pero por encima de las celebraciones, estas fechas y estos días especiales merecen algunos cometarios. Para empezar, hemos de decir que la situación laboral en el país no es la mejor y que debido a la pandemia -para la que nadie estaba preparado-, muchas empresas, pequeños comerciantes y  trabajadores independientes han quebrado y se encuentran en condiciones críticas. Tiempo, entonces, para que, quienes tenemos un trabajo, agradezcamos a la vida, a Dios y al destino por poseerlo.

De acuerdo con datos publicados en el portal momento24.co, el 31 de marzo de este año,  “en comparación con el 2020, se reveló (según el Departamento Nacional de Estadística, Dane) que fueron 886.00 personas más las que quedaron sin empleo” y el índice de desempleo se ubicó, en el mes de febrero, en 15,9 %.

Como se ve, el asunto no es fácil, pero habrá que esperar las cifras del nuevo trimestre que publica el Dane. En todo caso, como mayo es el mes de trabajo, hacemos votos para que mejore, y saludamos a todos los trabajadores del país a quienes les debemos mucho.

Por otro lado, también es importante referirnos a las madres, a quienes felicitamos en su mes. A todas esas mujeres, que siempre serán un apoyo y un estandarte para que, independientemente de las edades que tengamos, nuestras vidas vayan por los mejores rumbos, los mejores deseos. Sus consejos siempre perdurarán, las tengamos con nosotros o no. Madre solo hay una y, contadas algunas excepciones -que las hay-, son y serán siempre nuestro motor para andar por el mundo.

Es justo, adicionalmente, hacer mención a los maestros. Muchos han entregado sus vidas a la educación de niños y jóvenes, y los que con su vocación de servicio y su labor en pro de un mejor país han volcado todas sus energías, merecen ser acreedores de un reconocimiento y de un agradecimiento. La educación es fundamental para el progreso y para una mejor calidad de vida.

Por último, una mención aparte a las enfermeras, y gracias. Gracias, porque así como a los médicos se les ha agradecido, ellas también lo han dado todo en medio de esta crisis sanitaria de la que esperamos salir pronto.

Celebremos a todos los que conmemoran en este mes sus días o sus fechas especiales, pero, sobre todo, no tengamos miedo ni pena ni temor en decir muchas veces gracias. Porque hay gente anónima que las merece.

Gracias a ella, y felicidades todos.

Lea también:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here