Por: Mauricio Galindo Santofimio

En este mes de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, que, como se sabe, “fue institucionalizado por las Naciones Unidas en 1975”, y se conmemora como un reconocimiento a todas aquellas mujeres trabajadoras que a lo largo de la historia han librado duras batallas por ser reconocidas y valoradas, como debe ser, dentro de la sociedad.

Sin embargo, lo que debemos realmente celebrar es que, pese a las enormes talanqueras que ellas han tenido que soportar en la historia para poderse superar, para poder sobresalir y para poder tener un lugar siginificativo -que, sin duda, merecen- en la cotidianidad de sus lugares de vida, dado que las condiciones para muchas de ellas no son tan alentadoras, han conseguido destacarse.

Especial día de la mujer, por más equidad de género

mujeres

Muchísimas mujeres, a través del tiempo, han hecho labores que no han sido reconocidas y que terminan siendo, a la postre, atribuidas injustamente a los hombres. Así nos lo recuerda Mar Gómez (@MarGomezH), una destacada usuaria de Twitter que en sus trinos nombra a algunas de ellas. Por ejemplo, a Hipatia de Alejandría, “la primera mujer en realizar una contribución sustancial al desarrollo de las matemáticas” o a Ada Lovelace quien en 1815 “fue una pionera en computación, considerada la primera programadora del mundo”, solo por citar a dos virtuosas mujeres.

Las mujeres son un ejemplo de resiliencia y superación

35 fotos de la marcha de mujeres en el centro porteño - Infobae

Es una pena, entonces, que en pleno siglo XXI aún tengan que verse noticias de maltratos contra ellas, de discriminación, de feminicidios, inequidades y muchas otras que hablan muy mal de la sociedad que tenemos y que empobrece, sobremanera, la capacidad que todos deberíamos poseer de poder reconocer y de enaltecer a un género que nos ha educado, que nos ha dado grandes satisfacciones y que es ejemplo de tenacidad y coraje.

Pero no podemos, de ninguna manera, y hablando de inequidades, pretender que las mujeres, por el simple hecho de serlo, terminen siendo y haciendo todo lo contrario de lo que muchos pedimos por ellas: igualdad, justicia y, precisamente, equidad.

Las capacidades, los estudios, los esfuerzos, los logros y el tesón que tienen, deben ser los que hablen por ellas y los que consigan que a todas se les valore y se les dé un lugar preponderante en cualquier espectro en el que se desempeñen.

Porque claro que son acreedoras de ese lugar. Ellas, todos los días, nos dan lecciones enormes de vida, nos demuestran que son mejores en muchos frentes que los hombres, que son más organizadas y, por supuesto, muchísimo más sensibles. Luego, es fundamental que ocupen cargos de relevancia, se les pague igual que a sus pares masculinos, o más si es el caso, y se les ofrezcan todas las garantías para seguir progresando.

¡Viva el arte! Este es el top de las mujeres colombianas más buscadas en Google

Pero es importante que se entienda que la palabra clave para una sociedad  mejor es equidad. Quien tenga las condiciones y la preparación para alguna actividad, que la ejerza, sea hombre o sea mujer. Y también es clave que, nosotros, los hombres, comprendamos que ellas mucho tienen por enseñarnos.

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 3.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here