ight:90px" data-ad-client="ca-pub-4645133880749143" data-ad-slot="1920590750" data-full-width-responsive="false">

Un año después del asesinato de Javier Ordóñez, quien fuera electrocutado hasta la muerte por uniformados de la Policía en Bogotá, el general Jorge Luis Vargas, comandante general de la institución, pidió perdón a su familia.

Asimismo, le ofreció excusas a las familias de las 13 personas que perdieron la vida por impactos de bala durante las manifestaciones contra la Reforma Tributaria de los 9, 10 y 11 de septiembre del año pasado.

Pareja tuvo relaciones sexuales en bus del SITP en Teusaquillo

“De manera tajante lo rechazamos. Cuando hay un abuso policial, cuando hay un uso inadecuado de un arma de fuego, una agresión física o un homicidio. Le pedimos a todas las víctimas y sus familias perdón”, dijo Vargas.

Ahora, hasta el sol de hoy continúan las investigaciones para determinar la participación de uniformados de la Policía en el uso indiscriminado de armas de fuego en dichas manifestaciones.

“Tenemos una investigación aún en curso que involucra a 25 policías por la pérdida de municiones. Hay que entender que es una sola investigación que implica 25 disciplinados y 25 defensores que intervienen en los procesos. Y que deben tener unas actuaciones más detalladas para establecer responsabilidades”, explicó el inspector general de la institución, Jorge Luis Ramírez Aragón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here