Sería espectacular ver algo así en nuestros países, que los caudillos desaparecieran como por arte de magia ¿Pero de verdad esto es posible?

Por Gilberto Rojas

Descentralización, anti-personalismo y máxima democracia. Estas tres características definen y separan del resto al sistema de gobierno que rige Suiza. Siendo un país milenario tiene una historia rica que ha enseñado a su población que el caudillismo no lleva a nada bueno y que poner las riendas del país en un solo hombre o mujer solo hace que el poder lo corrompa.

El idílico sistema de gobierno suizo

Muchos son los sociólogos, politólogos e internacionalistas que han hecho comparaciones a lo largo de la historia del sistema de gobierno de ese país del centro de Europa con las que hacen vida en América Latina, y todos -o casi todos- concluyen que es imposible pasar hoy día de lo que tenemos a lo que ellos ostentan y lucen.

Placer, terror y egolatría, así se identifica a un asesino serial

Con una economía muy fuerte a lo interno, un nivel de vida envidiable y un continuismo político como pocos, el sistema de gobierno suizo ha sido blanco de incontables estudios, lo que ha hecho que muchos expertos coincidan en que es la mejor democracia del mundo e incluso la más directa de todas.

Sistema de gobierno
Berna es la capital de Suiza, pero no es oficial, de hecho es llamada “territorio federal” porque ahí es donde se encuentra el poder político nacional.

De este país -así como de Noruega, Dinamarca, Suecia y Finlandia- siempre se habla de la falsa premisa del “socialismo” que ahí se vive, siendo -reiteramos- totalmente falso que ese sistema económico impere en estas naciones. Solo habría que hacer una comparación a ‘vuelo de águila’ con las banderas que sí se hacen llamar socialistas (Cuba, Venezuela, China) para que veamos las gigantescas diferencias existentes.

Consejo Federal ¿siete presidentes?

Si dijéramos que Suiza tiene siete presidentes no estaríamos muy equivocados, pero la premisa presidencial está muy alejada de lo que realmente son estos jefes de Gobierno. Ahora, hay que partir de que esta nación gélida pero idílica para el mundo es reconocida como una de las más democráticas de todo el globo, ¿por qué? Por su sistema democrático semi-directo.

Mocoa a cuatro años de la tragedia: “Todavía siento el agua”

El sistema democrático directo vendría siendo lo ejemplar y Suiza se jacta de serlo, aunque preserva también la representatividad en el Parlamento Bicameral. No obstante, sus ciudadanos cuentan con mecanismos de democracia directa a nivel nacional, cantonal (departamentos) y municipal desde 1848 e incluso antes, ya que en algunos cantones la democracia directa tiene antecedentes hasta el siglo XIV.

El Gobierno en Suiza no es quien decide si se hace un referendo sobre algún tema o no, son los ciudadanos directamente y las circunstancias para hacerlo están claramente estipuladas en su Constitución Federal.

Los ciudadanos “capacitados” para ejercer su derecho al voto, es decir, los mayores de 18 años, tienen la potestad de sufragar a favor o en contra de leyes directamente, lo hacen también para aprobar o no una reforma constitucional o incluso una revisión, y si las dos cámaras del Parlamento no llegan a acuerdos, la gente es la que finalmente decide qué lleva la luz verde y qué no.

La pérfida pero necesaria comparación

Colombia, en cambio, tiene una democracia representativa, los senadores y Representantes a la Cámara deciden qué ley va y cuál no; solo cuando se hace una reforma constitucional, una vez es aprobada por el Parlamento en una Asamblea Nacional Constituyente, pasa a la decisión de la gente.

Sistema de gobierno
El sistema de gobierno colombiano está muy lejos de mutar a lo que hoy es el sistema de gobierno suizo.

ABC del Estatuto de Protección para Migrantes

Ahora, hay veces que esto se salta en América Latina, como se hiciera con el Acuerdo de Paz firmado entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc; que incluso los ciudadanos habiendo votado que no, se hicieron unos vericuetos desde el Legislativo para que los parlamentarios a la postre fueran los que decidieran el fututo de este histórico pacto.

Democracia semi-directa

En diciembre de 2019 el nuevo gobierno suizo tomó el poder al ser investido por la Asamblea Federal -Parlamento- y fueron siete los elegidos. Estos siete pasaron a formar el Consejo Federal de Suiza, que gobierna de manera colectiva.

Acá es donde podemos ver que la democracia directa pasa a segundo plano, ya que al Consejo Federal lo elige el Parlamento Bicameral, al estilo de las democracias representativas europeas (Reino Unido, España, Italia, Alemania). La diferencia es que no existe tal cosa como Primer Ministro y ninguno de los siete puede ser removido del cargo así pierda el liderazgo en las Cámaras.

Nuestra Navidad, las tradiciones perdidas y qué hay de nuevo

Una característica que comparte con los presidencialismos de América Latina es que hay un lapso de gestión, que en Suiza es de cuatro años, no obstante el “presidente” del Consejo Federal es rotativo con plazos de un año y sus funciones son de representación internacional y protocolar, por lo que no tiene potestad mayor alguna que los otros seis.

Anti-personalismo

El federalismo y la democracia directa son dos pilares fundamentales del sistema de gobierno suizo, ¿por qué? Pues, las autoridades locales en este país sí tienen poder de decisión y buscan siempre una intensa y mayoritaria participación de la ciudadanía en los asuntos políticos.

Según el profesor del Instituto de Ciencia Política de la Universidad de Berna, Manuel Fisher, una de las ventajas del sistema de gobierno suizo es que es inclusivo. “Todos los grandes partidos se sienten incluidos en el Gobierno, y lo mismo ocurre con muchos sectores de la población“, dijo.

Tendencia en juegos de celular: estos son los gratuitos

Sin embargo, continúa, “una desventaja clara y a menudo discutida de no tener un jefe de gobierno fuerte es la falta de liderazgo y de un socio de interacción a largo plazo para aliados internacionales, como la Unión Europea”.

Descentralización total

Varios son los factores clave que hacen de Suiza un país casi totalmente descentralizado; el primero es que no tiene una capital oficial. Si se le pregunta a algún desprevenido cuál es la capital de Suiza dirá Ginebra o quizá Zúrich, pero la ciudad que tiene el adjetivo de “territorio federal” termina siendo Berna, y esto es solo porque ahí se concentra el Consejo Federal.

Sistema de gobierno
El sistema de gobierno suizo se basa en la decisión directa y casi absoluta de la población.

Otro factor clave es que el nombre completo de ese país es Confederación Suiza, detalle importante. Las confederaciones son Estados que se unen pero mantienen su independencia, no obstante este país es una federación, ya que los cantones no son independientes, sin embargo, que la Confederación se mantenga en el nombre tiene mucho qué decir al respecto.

Otro detallito que salta a la vista es que no hay un solo idioma oficial sino cuatro:

  • Alemán
  • Francés
  • Italiano
  • Romanche

Ahora, la división de poderes es marcada y clara. El Parlamento Nacional está dividido en dos:

  • Consejo de Estados: este representa a los 26 cantones (departamentos) que dividen la nación.
  • Consejo Nacional: estos legisladores representan al ciudadano.

El Consejo de Estado cuenta con 46 legisladores; 20 cantones eligen dos cada uno y los otros seis cantones más pequeños escogen uno en voto directo. El Consejo Nacional cuenta con 200 representantes que son elegidos más al etilo de la representatividad, es decir, proporcionalmente y por partidos y listas.

Italia entra de nuevo a confinamiento, casi en su totalidad

Así, los 246 parlamentarios pasan a formar la Asamblea Federal. Esta Asamblea Federal deberá votar para elegir a los siete diputados que harán parte de Consejo Federal. Otro detalle importante acá es que cualquier persona, sea parlamentaria o no, puede formar parte de este selecto grupo de siete, pero se estila que sea un legislador.

Andreas Ladner, director del Instituto de Altos Estudios en Administración Pública de la Universidad de Lausana, apuntó sobre el tema que en Suiza “no existe un mecanismo institucional para la selección de los miembros del Consejo Federal. Hay un acuerdo voluntario: que el país está mejor cuando los partidos más importantes participan del gobierno. En consecuencia, el Parlamento elige a siete miembros de diferentes partidos, por lo general, los más grandes e importantes”.

“Esto difiere de los gobiernos de coalición que se pueden encontrar en otras democracias parlamentarias (España es un ejemplo claro de esto). Los gobernantes suizos son elegidos por cuatro años y no necesitan respaldo legislativo para permanecer en el poder“, concluyó el experto.

Sabiendo esto y que el ciudadano tiene siempre la última palabra, tomar una decisión en Suiza se hace bastante complejo, ya que estar de acuerdo en el Parlamento y en las calles es casi imposible. De hecho en los últimos años las pugnas están empezando a abrir huecos en la perfección suiza, ya que los partidos por décadas más importantes se niegan a dar paso a otros.

“El gobierno suizo es muy estable e incluye a una amplia gama de preferencias políticas y partidistas. Por lo tanto, las decisiones son muy predecibles. La desventaja es la lentitud de los procesos resolutivos y su carácter incremental. Las grandes reformas son difíciles en un sistema así“, apuntó Pascal Sciarini, profesor del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Ginebra a Infobae.

Asimismo, el profesor del Centro de Investigación de Política Económica de la Universidad de Ciencias Aplicadas de los Grisones, Peter Moser, explicó al mismo medio en 2019 que “el Consejo Federal es un gobierno de coalición, pero sin un acuerdo formal como los habituales en los sistemas con un primer ministro. Esto implica que debe conseguir una mayoría para cada una de sus propuestas legislativas y que estas coaliciones pueden diferir para distintos temas“.

Otro detalle que salta a la vista es que los partidos no hacen tratos, pactos de coalición antes de tomar posesión; estos están obligados a gobernar en conjunto así no lo quieran hacer.

“El gobierno trata de encontrar un consenso. Si un miembro del cuerpo de siete cabezas está en contra, al final, se supone que no debe mostrarlo en público. Es decir, aunque no siempre estén de acuerdo, se supone que deben apoyar de manera solidaria la posición mayoritaria dentro del gobierno“, comentó Fischer.

Sistema de gobierno suizo en Colombia

Un sistema de gobierno suizo traído a los andes colombianos o incluso a los demás países de América Latina, haría que cada una de estas naciones entrara en el caos, nos llevaría a una parálisis total. Tomar una decisión en nuestros países es en extremo complicado, para muestra solo hace falta ver una sesión del Senado de la República.

Los liderazgos en Colombia y en todo el continente americano han sido -hasta ahora- necesarios para hacer que el país camine, a veces hacia atrás y otras hacia adelante, pero que camine.

sistema de gobierno
Se suele pensar que la moneda de Suiza es el Euro, pero no, es el Franco Suizo.

Y también hay que tomar en cuenta que la historia de Suiza es casi milenaria y única, al igual que su cultura, lo que explica que ese modelo sea viable ahí y no en otros lugares del planeta.

En un país tan pequeño y diverso como Suiza, donde alemanes, italianos y franceses se pusieron de acuerdo para independizarse y formar su propia nación, el consenso fue clave, ya que ninguno podía superponerse por encima de los demás.

Dice Ladner, antes citado por Infobae, que “hay un rasgo cultural, que es la idea de compartir el poder y los consensos políticos. Suiza es un país bastante heterogéneo. La integración es más importante que los líderes políticos fuertes“.

¿Planea un viaje? Ojo, estas son las playas más peligrosas

“No estamos interesados en dar poder a un partido único, sino que preferimos tener un gobierno que represente a una gran mayoría de ciudadanos. Puesto que difícilmente haya un solo partido que tenga la solución para todos los problemas y que represente todos los diferentes intereses de la sociedad, creemos que las fuerzas políticas deben trabajar juntas y encontrar soluciones políticas que sean aceptables para una parte más amplia de la sociedad”, apuntó.

Esta heterogeneidad ha hecho que estando en el centro de Europa haya quedado fuera de las dos guerras mundiales –para que tengamos una idea, Suiza está en medio de Alemania, Francia e Italia-, haya decidido estar fuera de la ONU hasta 2002 y no forme parte de la Unión Europea, aunque ineludiblemente sí del Espacio Schengen.

Murió paciente contagiado con cepa brasileña en Bogotá

Ahora, sí, sería espectacular ver algo así en nuestros países, que los caudillos desaparecieran como por arte de magia y que nuestra historia, llena de líderes poderosos desde Francisco de Miranda, Francisco José de Paula Santander y Simón Bolívar hasta Jorge Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán o Álvaro Uribe, no fuera tal, pero así es y salir de ahí no es en el corto y mediano plano, algo posible, aunque sí algo a lo que aspirar.

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

2 Comentarios

  1. ….la magia no existe….nada es instantaneo… todo tiene un proceso y vamos en ese rumbo. Esas viejas y grandes sociedades tambien recorrieron los caMINOS DE LA Corrupcion , prepotencia, soberbia etc que estamos paseando actualmente. Seguimo decayendo, pero poco a poco cobraremos conciencia. indudablemente esos grupos son….-aL PARECER-… “ovejas” y nosotros latinos somos “cabras”… mas viscerales, entonces sufriremos un poco mas.

  2. Muchos son los sociólogos, politólogos e internacionalistas que han hecho comparaciones a lo largo de la historia del sistema de gobierno de ese país del centro de Europa con las que hacen vida en América Latina, y todos -o casi todos- concluyen que es imposible pasar hoy día de lo que tenemos a lo que ellos ostentan y lucen……..
    es casi infantil esta comparación pero en la lúdica hay creación de ideas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here