Antes de Lionel Messi se acercará a levantar la copa del mundo, lo invistieron con una túnica confeccionada con hilos de pelo de camello, lana de cabra y oro

El último en subir al escenario fue Lionel Messi, quien estaba esperando con ansias levantar la Copa del Mundo, sin embargo, antes de alzar su trofeo y gritar, por fin, campeón del mundo, Messi fue investido por el emir de Qatar, Tamim, bin Hamad Al Than, con una particular túnica que lo acompañó en el festejo gaucho: el besht, una prenda que solo dignidades como el mandatario lucen en las naciones árabes.

La prenda, confeccionada con hilos de pelo de camello, lana de cabra y oro en sus bordes, fue entregada al 10 de la selección Argentina justo en uno de los días en los que se utiliza: el Día Nacional, que se celebraba este 18 de diciembre en suelo qatarí.

Messi, aunque asombrado, accedió a utilizar la túnica sobre la albiceleste con la que conquistó la tercera Copa del Mundo para su país y pese a que algunos no vieron con buenos ojos que el capitán opacara la camiseta para el sublime momento en el que iba a alzar el trofeo, no se la quitó porque quien se la puso, además de ser el emir de Qatar, es el dueño del París Saint-Germain, el club donde actualmente juega.

Además del Día Nacional, el besht es usado en ocasiones especiales como bodas, festivales, graduaciones, entre otros por políticos, eruditos religiosos y personas de alto rango en los países árabes.

Hassan Al Thawadi, jefe del Mundial de Qatar, le explicó al diario Marca de España que el besht “es una cosa muy importante para nosotros, no solo en Qatar, en el mundo árabe, en el mundo del Golfo en particular. Es la mejor ropa”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Leo Messi (@leomessi)

Seguir Leyendo: ¿Cuándo regresan las ligas europeas tras final del Mundial?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí