Por: Esteban Jaramillo Osorio

Como a los entrenadores, a Jorge Enrique Vélez lo contrataron por bueno en Dimayor, con arrebatador entusiasmo, y lo echaron por malo. Lo despidieron sin honores, días después de ser ratificado, por “amplia mayoría”.

  • Llegó como redentor y se marchó hablando como Simón Bolívar.
  • No le dieron indemnización. Le pagaron su silencio… o su encubrimiento

Se marchó por incómodo para los intereses de muchos clubes, que nunca ocultaron su malestar. Su discurso no lo respaldó con acciones confiables, por su actitud politiquera, con promesas no cumplidas.

Su gestión, ni desde el fútbol, ni para el fútbol. Su desparpajo al hablar, con espíritu impetuoso y conflictivo, lo alejo del camino ideal para sobrevivir a la pandemia futbolera.

Dejó en el camino un saldo de perdedores. Con énfasis en el fútbol, como juego o industria, por la decreciente confianza del pueblo en sus dirigentes, que lo recomendaron, lo posesionaron, lo respaldaron y luego lo despidieron.

No consiguió, como lo había prometido, el velado objetivo de interceder con los amigos de su partido político, a desenredar, a favor, los cuestionamientos jurídicos de sus colegas.

Con la salida de Vélez no terminan los problemas del fútbol, simplemente entran en tenso sosiego en las trincheras de los presidentes de los clubes enfrentados.

EJO
Lea también:

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

2 Comentarios

  1. No pudo arreglar el contrato de derechos internacionales que manejan los de siempre. Todos hablan de plata y nadie enfrenta lo más importante, la situación de los que le dan patadas al balón, eso no les importa.

  2. Con la plata que recibió se puede un más que digno retiro y con el silencio que vendió pueden sobrevivir las estructuras oscuras del fútbol otro rato

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here