Desde los 8 millones anuales, hasta más de 100 millones de pesos puede perder una estación de servicio si no hace el mantenimiento adecuado

 

La contaminación microbiana de los combustibles es un problema que afecta a las personas del común, a los transportadores y en general a toda la cadena de distribución y usuarios finales del combustible.

Los daños que causan estos microorganismos a los motores, tanques y demás partes internas de los vehículos, así como a las infraestructuras de las EDS, son tan severos que se traducen en grandes pérdidas de dinero. Los combustibles actuales y más limpios, que tienen mayores contenidos de biocombustibles y mínimos de azufre, han generado nuevos desafíos, entre ellos la contaminación microbiana, de tal forma que los métodos y procedimientos tradicionales de mantenimiento y control, deben ser revaluados.

Asista a la jornada de reciclatón para cuidar el medio ambiente

Problemas de la contaminación

“Técnicamente, a través de pruebas de campo y análisis de laboratorio, hemos demostrado que los métodos tradicionales, como el drenado de fondos, el uso de la pomada reveladora del agua, y las sondas de medición en la mayoría de los casos ocultan una realidad, y en el peor de ellos exacerba el problema, explica Luis Orlando Delgadillo, Gerente Técnico de Laboratorios SECOT, empresa que desde hace 10 años se dedica al aseguramiento de calidad y consultorías especializadas de combustibles y lubricantes.

“Nos hemos dado cuenta que no basta con retirar el agua libre y los lodos del fondo de los tanques para hacer un control eficiente de los microorganismos, a través de muchos análisis especializados por métodos como el Karl Fisher (humedad), Agua y sedimentos por centrifugación y carga microbial con un equipo de última generación hemos hecho esta validación” explicó el Químico y MBA, Delgadillo

Los costos anuales de los procedimiento tradicionales de mantenimiento en la cadena minorista de combustibles oscilan entre $4’500.000 y $12’000.000, dependiendo del número de tanques y su condición, costos que no se reducen y que año tras año pueden estar ocultando una realidad de daños y deterioro de la infraestructura por la acción corrosiva y de degradación de materiales de las bacterias.

Dependiendo del tamaño y grado de colonización que tenga la contaminación de estos tanques, pueden generar mantenimientos correctivos adicionales desde los $7’000.000 y que pueden significar incluso la necesidad de cambio de un tanque, cuya inversión no es inferior a los 50 millones de pesos, de acuerdo con Delgadillo.

¿Te parece de utilidad este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here