El uso de big data en la atención sanitaria podría cambiar el futuro de la diabetes y otras enfermedades

 

El Big Data está revolucionando todos los sectores de la industria, como es el caso del cuidado de la salud. También está cambiando la gestión de la diabetes, ayudando a que las personas que viven con esta condición puedan obtener una mejor atención que se adapte a sus necesidades.

Puntos de Vacunación contra el Covid-19 por EPS

En el ámbito del cuidado de la salud, el big data ha ayudado a crear el Historial Clínico Electrónico (EHR por sus siglas en inglés), un amplio registro de información sobre la salud de los pacientes, la cual es extraída de las visitas al médico, las estancias en el hospital y los datos de los dispositivos portátiles. El HCE agiliza el flujo de trabajo de los proveedores mediante el uso de big data para mejorar la investigación y la atención al paciente.

Por ello, los hospitales ahora pueden identificar con mayor rapidez a los pacientes que se beneficiarían de un cambio de tratamiento, previniendo, potencialmente, complicaciones graves de enfermedades crónicas. Este fenómeno de tratamiento médico a la medida se denomina medicina de precisión.

La Organización Panamericana de la Salud firmó acuerdo con Sinopharm y AstraZeneca

Big Data y Diabetes

El análisis de big data se basa en grandes cantidades de datos, y las personas con diabetes crean una enorme cantidad simplemente por su vida cotidiana. Los glucómetros crean datos; también lo hacen los dispositivos de control de la glucosa y sus aplicaciones digitales integradas, los monitores de ejercicio portátiles, los brazaletes de presión arterial inteligentes, las básculas de baño con Bluetooth y las plumas de insulina inteligentes.

El sistema de monitoreo flash de la glucosa Abbott FreeStyle® Libre, por ejemplo, permite a las personas con diabetes hacer un seguimiento de sus niveles de glucosa en tiempo real, con facilidad y sin necesidad de pinchazos rutinarios. Además, al utilizar la aplicación FreeStyle LibreLink, junto con su monitor, pueden acceder a informes que muestran el grado de control de su glucosa y revisar sus niveles de glucosa de los últimos 90 días. Todos estos datos también pueden compartirse fácilmente con su médico y su cuidador.

“Estas tecnologías son un excelente ejemplo de cómo el big data puede transformar la gestión de la diabetes. No sólo puede ayudar a las personas a mejorar su control de la glucosa y a manejar mejor su condición, sino que también genera una gran cantidad de información. La suma, el análisis y la interpretación de esos datos puede conducir a mejoras, las cuales se podrían convertir en cambios reales para ayudar a las personas a vivir mejor” indicó la Dra. Yael Pérez, gerente médico de Abbott.

El dengue en Cartagena está causando estragos: Van 2.431 casos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here