En caso de tener problemas para dejar de tomar cerveza se debe buscar ayuda profesional

Algunas personas tienen por costumbre tomar cerveza u otro tipo de alcohol diariamente. Es importante saber que el consumo de esta bebida pueda causar afectaciones graves a la salud.

Según detallan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) el consumo excesivo de alcohol en el caso de las mujeres se define como 8 o más tragos a la semana y en los hombres, 15 o más tragos a la semana.

De acuerdo con estos centros, un trago de Cerveza tiene 0.6 onzas, equivalentes a 1.2 cucharadas o 14.0 gramos). Cada bebida puede discriminarse de la siguiente forma:

  • 12 onzas de cerveza (con 5 % de contenido de alcohol).
  • 5 onzas de vino (con 12 % de contenido de alcohol).
  • 1.5 onzas de licor destilado de 80 grados (con 40 % de contenido de alcohol) (p. ej., ginebra, ron, vodka o whisky).

Los expertos de Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señalan que la ingesta de alcohol diario tiene efectos negativos en la salud de las personas. Además de afectar la capacidad de razonamiento y juicio, dificulta el control de la presión arterial alta, en caso de tenerla, y en las mujeres embarazadas puede provocar daños al bebé.

Salud mental área en que los colegios necesitan capacitación

Asimismo, explican que el consumo prolongado de alcohol puede incrementar el riesgo de padecer algunas afecciones como las siguientes:

  1. Daño a las neuronas.
  2. Daño permanente a la memoria.
  3. Sangrado de estómago o esófago.
  4. Inflamación y daños en el páncreas.
  5. Daño al hígado.
  6. Desnutrición.
  7. Cáncer de esófago, de hígado, de colon, de cabeza y cuello, de mama, entre otros.
  8. Problemas cardíacos.
  9. Accidentes cerebrovasculares.
  10. Depresión.
  11. Ansiedad.
  12. Daño a los nervios (entumecimiento en brazos y piernas, problemas de erección, goteos de orina o problemas para orinar).

Cerveza y diabetes

Es importante que al momento de recibir un diagnóstico de diabetes, se sigan las recomendaciones brindadas por el médico. Asimismo, en caso de que se desee ingerir alcohol, se debe consultar con el profesional sobre si, en cada caso específico, es saludable hacerlo.

Lo recomendable es consultar con un doctor, pues al tomar bebidas alcohólicas, como la cerveza, la persona corre el riesgo de tener niveles elevados o bajos de glucosa en la sangre. Estos efectos dependen de la cantidad de alcohol y el medicamento que se esté tomando.

“El hígado libera glucosa al torrente sanguíneo según sea necesario para ayudar a mantener el azúcar en la sangre a un nivel normal. Cuando usted toma alcohol, su hígado necesita descomponerlo. Mientras su hígado lo procesa, deja de liberar glucosa. Como resultado, su nivel de azúcar en la sangre puede caer velozmente, lo cual lo pone en riesgo de sufrir una reducción de azúcar en sangre (hipoglicemia)”, detalla Medline Plus.

Trastorno por consumo de alcohol

Este es un trastorno que consiste en tener problemas para controlar la cantidad de alcohol que se bebe, aun cuando se observa que dicho consumo está causando problemas.

En palabras de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, los síntomas de las personas que padecen este trastorno incluyen los siguientes:

  • “Ser incapaz de limitar la cantidad de alcohol que bebes.
  • Tener la intención de reducir la cantidad que bebes o haberlo intentado sin éxito.
  • Dedicar mucho tiempo a beber, conseguir alcohol o recuperarse del consumo de alcohol.
  • Sentir antojos intensos o ansias de beber alcohol.
  • Ser incapaz de cumplir obligaciones importantes en el trabajo, la escuela o el hogar debido al consumo reiterado de alcohol.
  • Continuar con el consumo de alcohol aun sabiendo que te provoca problemas físicos, sociales, laborales o interpersonales.

Casi 400 personas resultaron quemadas con pólvora en época navideña

  • Abandonar o limitar las actividades sociales y laborales y los pasatiempos para consumir alcohol.
  • Consumir alcohol en situaciones poco seguras, como al manejar o nadar.
  • Desarrollar tolerancia al alcohol, por lo que necesitas tomar más para sentir el efecto o sientes menos efecto con la misma cantidad.
  • Tener síntomas de abstinencia, como náuseas, sudoración y temblores, cuando no bebes, o bien beber para evitar estos síntomas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí