ight:90px" data-ad-client="ca-pub-4645133880749143" data-ad-slot="1920590750" data-full-width-responsive="false">

A desconectarnos un pocoNuestro consumo de redes sociales es el segundo más alto del mundo, por ello, es muy importante que, de vez en cuando, nos despeguemos de ellas

Especial día de la mujer, por más equidad de género

Las redes sociales son plataformas increíbles que nos ayudan a mantenernos conectados con amigos y familiares, nos ayudan a ser parte de comunidades virtuales que comparten gustos similares y nos dan un sentimiento de pertenencia. También son medios de entretenimiento y nos ayudan a divertirnos en nuestros ratos libres, además, nos permiten expresar opiniones acerca de lo que está pasando en el contexto local y global.

El último informe ‘Digital 2021’, de Hootsuite y We Are Social, arroja datos importantes del panorama digital mundial y también hace análisis individuales de países como Colombia. Algo que me llamó la atención fue el alto consumo de redes sociales que tenemos en nuestro país. Después de Filipinas, Colombia es el segundo país en el mundo donde las personas estamos más tiempo conectadas a ellas. El promedio mundial es de 2 horas y 25 minutos, mientras en Colombia nos gastamos 3 horas y 45 minutos diariamente.

Las cuatro redes sociales preferidas de los colombianos entre 13 y 65 años son: YouTube, Facebook, WhatsApp e Instragram, y el 76.4 %, en el país, es usuario activo de redes.

El exceso de uso de las redes sociales produce, en especial en los jóvenes, ansiedad, estrés, baja autoestima y riesgo al matoneo digital. En muchos casos las redes sociales muestran grandes apariencias y poca esencia, los jóvenes creen y sienten que sus artistas favoritos, influenciadores y amigos tienen una vida maravillosa, cuando no es tan así.

La realidad es que a la hora de publicar, incluso la mayoría de nosotros, escogemos los mejores aspectos de nuestras vidas, así no sea el reflejo de lo que realmente estamos viviendo o nos está pasando. Al crear estás falsas realidades, las redes sociales ejercen una presión social alta y hacen, principalmente en los más jóvenes, que se comparen y se sientan “menos”, lo cual les genera ansiedad y bajos niveles de confianza.

Los expertos recomiendan que los padres y las madres empiecen a dar el primer paso dando ejemplo con su propio uso de las redes y estableciendo zonas y horarios libres de tecnología en casa para compartir y dialogar. También, hablando con los hijos para evitar compartir contenido digital con bromas o rumores que afecten la reputación de los amigos, para así evitar el matoneo digital.

Es importante que nuestros jóvenes tengan contacto con la naturaleza e incentivarlos para que realicen algún tipo de deporte y a desconectarse un poco. Adicionalmente, es sustancial que, una vez la pandemia se supere, se fomenten las relaciones personales cara a cara para desarrollar habilidades sociales, construir mejores relaciones humanas y aumentar los niveles de confianza entre nuestros jóvenes.

¡Desconectémonos para volvernos a conectar con lo importante!

Lea también: Indignación ciudadana

Por: Nelson Reyes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here